Seguidores

viernes, 9 de noviembre de 2012

LA DANZA DEL DESEO

Cuando la distancia entre los dos se hace tan corta
Que tu piel y mi piel solo de deseo se visten,
Para danzar en ese baile en que tu eres la flor
Y yo el tallo y la raíz que te sostiene,
La sangre de nuestras venas es una bacanal
Que en fuego del infierno de lujuria se enciende.

Cuando tu boca es la mas humedad cavidad
En la que nuestros alientos hasta la última gota
De saliva de aguardiente se beben,
Y nuestras lenguas se embravecen como serpientes,
Borrachas del perverso sabor de lo prohibido,
Es un estremecimiento el que desde nuestras sienes
Hasta nuestro sexo sin barreras desciende.

Y un saxo entona un lascivo lamento ante el altar
Que entre tus labios se erige,
Y un “blues” ahogado entre suspiros
A ser canto de blancos alhelíes se atreve,
Y los altos cirios que eran del templo ornato
En gemidos de un sagrado éxtasis se derriten.

Cuando nos sentimos tan próximos
Que nuestras mentes hacen de la pasión
Un solo sentimiento sublime,
Cada paso de esa danza del deseo que damos,
Es huella de un tramo que acorta ese camino
Que hasta la muerte en uno solo buscamos.

(José M. Huete García. Noviembre 2012)

2 comentarios:

  1. Diossss....sublime...pasional por los cuatro costados...

    ResponderEliminar
  2. Contado así es un "solo sentimiento sublime"
    Saludos

    ResponderEliminar