Seguidores

domingo, 8 de septiembre de 2013

MAÑANA DE SOL

Ahíta la boca de sal,
bordadas mis mejillas de lágrimas
antiguas,
talladas en tantas noches
a solas
con penumbras,
donde te diluyes
sin que en mi piel dejes vestigio
de tus pisadas,
de tantos amaneceres
soñándote sirena varada
en mi playa,
con tantas palabras sacrificadas
a las olas,
que vienen soñadoras,
que vuelven
con la triste historia
de la arena dorada
que entre mis dedos se pierde
efímera,
así me dejo abrazar
por este sol,
que con renuevos de luces
llena de colores
mi melancólico caminar
inaplazable,
hasta el ocaso,
que paso a paso se apresura,
aunque sepa,
que nunca acabará
mi espera.

(José M. Huete García. Septiembre 2013)

D.A.R.

4 comentarios:

  1. Al menos esperar el sol cada mañana, es sinónimo de esperanza, de que además la espera siempre debe de estar, acaso la mejor manera de sentir la vida, de llenarse de esperanza...Bellísimos versos entre el amor y la nostalgia del mismo...

    ResponderEliminar