Seguidores

domingo, 31 de marzo de 2013


PREGUNTAS AL AIRE

¿Como puedes decir que me has amado,
Si has permitido que el mar
Fuera un azul linóleo sin vida
Cuando en tu piel sentías las olas bravías?

Y ahora, cuando las aguas
Se amansaron en la arena de tus veleidades,
Y ya no las habitan risueños peces,
¿De quién te compadeces?

¿Si caprichosa me decías en la parsimonia
Con que se remansa el goce,
Que mi pecho no era prado de hierba verde,
De que esta hecho ese silencio que te enmudece?

Y ahora cuando La Luna ya no tiene dedos
Engarzados de plata que en tus senos rielen,
Cuando la seda quedó manchada para siempre,
¿De qué flor negra te entristeces?

¿Si de la pasión, afirmabas, que del amor
Es cárcel de latidos demasiado impacientes,
Si lo prohibido es un reloj desvencijado
Que solo marca horarios de dolor?

Y ahora solo queda el tiempo de la herrumbre
En los latidos del corazón sin remedio herido,
Si ya sus latidos son palabras que duelen,
¿Cuál es el fuego que te consume?

Se desfigurará el rostro del recuerdo,
Se amortajarán bajo un epitafio los versos,
Llorarán los ojos ciegos de cielo
Pero las preguntas no cesaran su vuelo.

(José M. Huete García. Marzo 2013)

5 comentarios:

  1. Deseo que las preguntas no se las lleve el viento antes de obtener repuestas.

    Besitosss!

    ResponderEliminar
  2. Preguntas que aún habitan en el silencio de las ausencias, esas que aparecen como fantasmas cuando menos lo esperas en el recodo de tu habitación, preguntas que buscan respuesta porque su origen confunde el alma que ama ciegamente, preguntas que rondan como buitres o como palomas mensajeras ...preguntas....más preguntas....precioso dudar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre. mientras se viva, quedan preguntas. un beso liliana

      Eliminar